miércoles, 29 de julio de 2009

Brasov - Bucarest

Brasov, villa situada a los pies del monte Tampa es uno de los principales puntos de interés junto a Siguisoara y Sibiu. Además uno se da cuenta rápidamente que esta en Brasov, ya que en lo alto de la montaña han colocado un colosal cartel que no pasa inadvertido. A doce km del centro de la ciudad se encuentra la estación de ski de Poiana Brasov que durante los meses de invierno hará las delicias de los aficionados a este deporte y a unos precios muy por debajo del resto de las estaciones europeas. El centro neurálgico de la ciudad es la espectacular plaza del Concejo, cerrada al tráfico, y muy animada tanto de día como de noche en donde se encuentran los edificios más llamativos; el más importante es el edificio del Ayuntamiento (casa Sfatului) que fue sede del gremio de curtidores, aunque posteriormente albergó el consejo de los Cien Ediles de la ciudad; aunque la planta es de origen medieval, posteriormente se le añadió la torre de 48 metros; actualmente alberga el Museo de Historia; sin salir de la plaza , cabe destacar la casa Negustorilor, la iglesia ortodoxa de la Dormición y la casa Muresenilor (en el número 25). Justo al lado se encuentra la plaza del mercado del siglo XVIII y en donde se levanta la impresionante Iglesia Negra ( por el incendio que sufrió en 1689); si decidimos caminar por la peatonal calle Republicii observaremos multitud de fachadas barrocas en un ambiente festivo y de mucho bullicio, evidentemente es la calle mas transitada de la ciudad y donde se concentran los principales comercios y tiendas, mientras que en su parte central está copada por las numerosas terrazas que montan los bares y cafeterías y donde es conveniente sentarse y dejar volar la imaginación, mientras se toma una cervecita fría. En el número 62 de esta calle, se encuentra el imponente edificio de estilo ecléctico del hotel Corona antiguamente el más lujoso de la ciudad.
Pero en Brasov, no solamente existe el casco antiguo y yo os aconsejo que paseéis un poco más allá y descubriréis nuevos lugares. Brasov era una ciudad amurallada que hizo que fuera una de las plazas fuertes mejor defendidas de toda Transilvania; tenía 12 metros de alto por 2.5 de ancho sobre un perímetros de más de 3 kilómetros, pero en el siglo XVI se destruyó parte de la misma para favorecer la ampliación de la ciudad y en la actualidad quedan algunos de los bastiones originales; es verdad que para acceder a los mismos hay que sudar un poco, pero el resultado y las vistas merecen el esfuerzo; un poco mas delante de la iglesia negra podemos ver la torre y puerta de Santa Catalina, la puerta Schei , la casa de Stefan Baciu y la iglesia de San Nicolas; retrocediendo el camino andado y si tomamos como referencia la torre blanca, nos encaminamos hacia lo alto y nos encontramos primero con la torre negra y después con el bastión Graft; para subir a lo alto existen dos maneras: campo a través por el parque o subiendo las casi doscientas escaleras con una pendiente respetable; una vez arriba lo mejor es sentarse en las escaleras, respirar hondo y disfrutar de las excelentes vistas de la ciudad.
En cuanto a los alrededores de Brasov, es visita obligada (aunque para mí resulta casi un parque temático con la venta de todo tipo de regalos relacionados con el conde Drácula) del castillo de Bran construido en el siglo XIII por un sajón de la orden de los caballeros teutónicos y que fue residencia de verano de los soberanos rumanos entre 1920 y 1947; quizás sea uno de los lugares más visitados de Rumanía debido a la leyenda del todo errónea del conde Drácula ya que en su interior no hay testimonio de la presencia de vampiro alguno; ni siquiera Vlad Tepes, el príncipe valaco que inspiró la leyenda de Bram Stoker, vivió nunca en él. Independientemente de la visita al castillo y de sus dependencias, lo más interesante del conjunto sea el museo al aire libre donde se recrea la arquitectura popular típica de la zona con sus casas de madera (algunas del siglo XVII), cuadras y rediles y de las actividades propias de los habitantes de la región. De vuelta hacia Brasov y en un entorno de magníficos paisajes, podemos subir a visitar el castillo de Rasnov( en sajón Rosenau), para mí bastante más interesante. El castillo en pleno proceso de restauración fue construido por los caballeros de la orden teutona en el siglo XIV y permaneció en activo hasta 1850; en su interior se pueden ver la capilla, la cárcel, la iglesia y como curiosidad el pozo de 146 metros de profundidad que excavaron dos prisioneros turcos a los que se les prometió su libertad cuando lo terminaran, cosa que sucedió 17 años más tarde. La vista desde lo alto del pueblo y de las montañas circundantes es de una gran belleza.

Continuando la visita por los alrededores, os aconsejo que os acerquéis a las iglesias fortificadas de Prejmer, Codlea ,Harman y Cristian.

Prejmer, esta situada en la E574 y es célebre por su cerámica y su folklore. Su impresionante fortaleza fue construida ente los siglos XIII y XVI está rodeado de una muralla circular de 80 metros de diámetro y paredes de 3-4 metros de espesor.

El resto de las fortalezas son similares y únicamente quiero reseñar que en Codlea se celebraba un festival de primavera de música y tuvimos la oportunidad de asistir a la representación del folklore de la zona en la carpa instalada en los aledaños de la fortaleza.
En cuanto a la restauración deciros que existen infinidad de restaurantes en el casco antiguo de la ciudad, sobre todo de comida italiana. Dos cosas que me llamaron poderosamente la atención: la primera es un gran restaurante chino en la plaza de Sfatului (que no pega ni con cola) y que según nos comentaron fue una concesión de la época de Ceaucescu, y la segunda es que desayunar en Brasov antes de las diez de la mañana es toda una aventura, pues prácticamente todo esta cerrado.
Damos por finalizada nuestra visita a Brasov, y por la carretera número 1 nos trasladamos hacia Bucarest pasando por la montañosa pero a la vez espectacular zona de Sinaia, en donde existen innumerables estaciones de esquí .Esta ruta es lenta y complicada hasta llegar a Comarnic, desde aquí hasta Bucarest es autovía.


2 comentarios:

La Rosa de los Vientos dijo...

No puedo ver la entrada, tan sólo el título ...

Santos dijo...

Creo que ya está solucionado el problema. Díme si ya lo puedes ver.
Gracias y perdona pero estas son cosas de las nuevas tecnologías.